16 abril, 2019

El impacto ambiental de los vehículos eléctricos de Tesla

Suscribirse

Tesla informó a través de un comunicado el impacto que sus productos y operaciones tuvieron en el medio ambiente durante 2018.

El informe señala que la venta de 550 mil vehículos eléctricos de la compañía ha evitado la emisión de 4 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, mientras que su red de “supercargadores” eléctricos implementada en Estados Unidos, Asia y Europa ha suministrado un total de 595 gigawatts de energía, ahorrando alrededor de 277 millones de litros en combustible fósil.

El comunicado fue publicado en su blog, y se presentó como el primero de una serie de informes destinados a valorar el aporte de la tecnología de Tesla en la lucha contra el cambio climático. El documento analiza el impacto ambiental de productos, operaciones, procesos productivos y cadena de suministros.

La empresa remarcó que “mientras más rápido se mueva el mundo hacia un futuro de cero emisiones, mejor”. Y agregó: “estamos trabajando arduamente para minimizar nuestra huella de gases de efecto invernadero, al tiempo que invertimos en nuestros empleados y las comunidades en las que operamos”.

El informe resalta que los sectores del transporte y la generación de energía son dos de los principales responsables en la emisión de gases de efecto invernadero, por lo que la compañía está enfocada en crear un ecosistema de transporte y distribución energética más sustentable, basado en la energía solar y el almacenamiento de alto rendimiento.

La línea de vehículos eléctricos de Tesla incluye cinco modelos de automóviles, y desde fines de 2017, un nuevo modelo de camión para cargas generales: el Tesla Semi.

Nuevo llamado a la acción