02 noviembre, 2018

Flotas: hábitos de conducción eficiente para ahorrar combustible

Home / Blog / Artículo

> Volver

Home / Blog

> Volver

habitos de conduccion

Flotas: hábitos de conducción eficiente para ahorrar combustible

Bases para un estilo de conducción más eficiente y sustentable.

Para una empresa de transporte, trabajar de cerca con los choferes es clave a la hora de optimizar el consumo de combustible.

Una de las mejores formas de hacerlo es formando a los conductores en técnicas de manejo eficiente, un método que pueden sentar las bases para un estilo de conducción cuidado, seguro y sustentable.

Los hábitos de conducción eficiente no sólo pueden lograr un ahorro de combustible, sino también reducir las emisiones de dióxido de carbono asociadas al funcionamiento de los vehículos. Además, bajan los riesgos de siniestralidad vial, protegiendo vidas y evitando pérdidas económicas.

Hábitos de conducción eficiente

La conducción eficiente es un estilo de conducción que conoce y aprovecha al máximo las características tecnológicas de los vehículos. Su propósito es aumentar el rendimiento de los transportes, reduciendo la tasa de consumo de combustible, el desgaste y las emisiones de CO2.

A continuación compartimos 9 pautas de conducción eficiente.

1) Conocer los intervalos de revoluciones por minuto (rpm) del motor en los que el vehículo presenta el par y la potencia máximas.

2) Arrancar el motor sin acelerar, y comenzar la marcha una vez que haya transcurrido un minuto.

3) Reservar la primera marcha sólo para iniciar el movimiento del vehículo, y cambiar a los pocos metros por las relaciones de caja superiores. Esto disminuye la cantidad de revoluciones por minuto (rpm) del motor.

4) Realizar los cambios en la zona de par máximo de revoluciones del motor, es decir, dentro de la zona “verde” del cuentarrevoluciones. Además, es importante que los cambios se hagan rápido y se acelere luego de los mismos.

5) Cuando el vehículo esté en marcha, utilizar el cambio que permita al motor funcionar en la parte baja del intervalo de revoluciones de par máximo.

6) Durante la marcha, mantener una velocidad estable, evitando aceleraciones y frenadas bruscas e innecesarias. Aquí es clave aprovechar la inercia del vehículo. Si es posible, es mejor no detenerse por completo, ya que el arranque genera mucho consumo por parte del motor.

7) Cuando exista una necesidad de desacelerar, se recomienda levantar el pie del acelerador, dejando que el vehículo baje la velocidad siguiendo su propia inercia. También es preferible utilizar el freno motor siempre que se pueda, minimizando el uso del freno convencional.

8) Es muy importante reducir al mínimo el ralentí, o revoluciones mínimas del motor cuando no hay aceleración, que suele oscilar entre 700 y 1100 RPM. Para lograrlo, además de calibrar el motor, se recomienda incorporar equipos de calefacción y refrigeración autónomos que no dependan de su funcionamiento. También es clave apagar el motor cuando las paradas sean prolongadas.

9) Analizar el tráfico y anticipar lo mejor posible las acciones a llevar a cabo. Por ejemplo: mantener una distancia prudente con el vehículo adelante para que, llegado el caso, poder frenar paulatinamente. Se recomienda atender constantemente una zona que abarque tres vehículos por delante y por detrás.

Guía para conductores y transportistas

En nuestra guía de conducción segura y eficiente complementamos este tema con información visual y pautas de manejo preventivo para disminuir el riesgo de accidentes. Descargala debajo.

Nuevo llamado a la acción

Home / Blog

> Volver