24 abril, 2019

Gestión eficiente de flotas y cambio climático

Suscribirse

Descubrí cómo ayuda la gestión de flotas a reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases de efecto invernadero.

El transporte por carretera es uno de los sectores que mayor impacto tienen en el cambio climático. Su dependencia de los combustibles fósiles resulta en la emisión de altos niveles de gases contaminantes, incluyendo gases de escape y aquellos responsables del calentamiento global.

Según datos del último inventario de Gases de Efecto Invernadero de la Argentina, el 51 % de las emisiones generadas en el país están vinculadas al sector energético; el 39 %, a la agricultura, ganadería y silvicultura y otros usos de la tierra; el 4% a la industria; y el 4% restante a los residuos. En todos estos sectores, el transporte por carretera es uno de los factores que más contribuye con las emisiones.

Sin embargo, el transporte de carga puede ser más eficiente en términos energéticos, reduciendo el consumo promedio de combustible que un vehículo necesita para concretar un viaje. Una mayor eficiencia energética minimiza la emisión de dióxido de carbono y otros gases derivados de la combustión, y también reduce los costos del transporte, aprovechando mejor los recursos y extendiendo la vida útil de los vehículos.

Los niveles de consumo de combustible pueden optimizarse con una política adecuada de administración de flotas, así como con tecnología que facilite el control y la implementación de medidas tendientes a mejorar el desempeño general de los transportes. A continuación revisamos algunos de estos aspectos.

La gestión de flotas y el consumo de combustible

La tecnología de gestión de flotas ayuda a las empresas a optimizar el nivel de consumo de combustible, logrando una mayor eficiencia energética para sus vehículos.

El seguimiento de las unidades a través de telemetría permite conocer el nivel de consumo según el vehículo, el tipo de carga, el conductor y la ruta elegida. Un transporte que consume más combustible que lo esperado puede presentar fallas en el motor, irregularidades en los neumáticos, o un estilo de conducción inadecuado. El monitoreo permanente ayuda a detectar estos problemas y actuar rápidamente para resolverlos.

Los sistemas de gestión de flotas también ayudan a conocer y controlar mejor los estilos de conducción de cada chofer, minimizando el ralentí y algunos comportamientos viales problemáticos como la aceleración repentina, las frenadas bruscas, o los excesos de velocidad. Todos estos factores tienen un impacto directo en el gasto de combustible y la emisión de gases contaminantes. De hecho, se estima que los hábitos de conducción eficiente pueden generar un ahorro de hasta un 10% en el consumo de combustible.

Finalmente, los programas de mantenimiento preventivo ayudan a mantener los vehículos en óptimas condiciones, detectando posibles problemas antes de que ocurran. El recambio preventivo de filtros, por ejemplo, puede reducir el consumo de combustible hasta un 2,5%, mientras que el control periódico de los neumáticos (niveles de presión, profundidad de la trama, presencia de desgaste irregular, alineación y balanceo) podría reducirlo en un 2% adicional.

Cómo elegir un sistema de gestión de flotas adecuado

Adoptar una solución de administración de flotas es una forma eficaz de limitar el impacto de las empresas en el cambio climático. Pero también es clave para reducir los costos de logística, habida cuenta de sus resultados en la gestión de combustible, la prevención de siniestros viales, y la mejora en el desempeño general de los transportes, entre otros.

Sin embargo, elegir un proveedor de servicios de gestión de flotas adecuado puede ser un desafío. En nuestro checklist 13 puntos clave para evaluar un servicio de gestión de flotas analizamos los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de comparar prestaciones. Podés descargarlo en forma gratuita debajo.

Nuevo llamado a la acción